Buscar
  • losmacguffin

LOS MACGUFFIN HABLAN DE ARTE

En el arte y el conocimiento, como en los hechos y en la acción, todo depende de la aprehensión pura del sujeto y de su trato conforme a su naturaleza.


Friedrich von Schleguel


Vaya por delante que no entendemos la cita que abre este artículo ni sabemos quién diantres es este señor, pero nos ha parecido lo suficientemente rimbombante como para ponerla, por lo que si alguien nos la puede explicar estaríamos eternamente agradecidos.

Los señores MacGuffin, desde sus torpes entendederas, tratan temas de diversa índole, hoy ha tocado el arte cómo podía haber sido mecánica cuántica, pues al fin y al cabo no tienen ni idea de nada pero hablan, así de atrevida es su ignorancia.


El señor MacGuffin, que es un pedante en la medida de sus limitadas posibilidades, le dice:

— Sin duda y como dijo Oscar Wilde: “la vida imita al arte”.

A lo que la señora MacGuffin contesta:

— Sin duda y como digo yo misma: “eres un redicho sin opinión propia”.


Teorizan sobre la praxis de su propio arte y aquí sí que llegan a un acuerdo: es un despropósito, una tragedia, una calamidad...


Pero el señor MacGuffin ha encontrado por azar una frase que justifica lo injustificable de su obra y, haciendo un ejercicio de hermenéutica descontextualizada y una exégesis a su manera, menta a Immanuel Kant en el debate: “La belleza artística no consiste en representar una cosa bella, sino en la bella representación de una cosa”


Los MacGuffin entonces, con los cuatro datos que manejan, deciden hacer su propia manifiesto, dado que no va a ser peor que el de Tristán Tzara ni más aburrido que el de Karl Marx.


De esta guisa redactan el único artículo de su manifiesto:


"Las contemplaciones siempre son odiosas. Las manifestaciones del arte nunca deberían ser pacíficas, si acaso una revuelta del colegio de farmacéuticos".



95 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo