Buscar
  • losmacguffin

LOS MACGUFFIN O EL MATRIMONIO DE SCHRÖDINGER

Imaginemos que metemos a los MacGuffin en una casa sin nevera ni televisión. El primer resultado probable es que se pongan a discutir hasta matarse entre ellos; el segundo resultado probable es que se pongan a hacer el amor.


Hasta aquí todo es lógico. Al final del experimento encontraremos a los MacGuffin vivos o muertos. Hay un 50% de probabilidades de que suceda una cosa u otra. Pero el sexo cuántico o sexo mecánico o los asuntos de pareja desafían el sentido común.


Pero, de la misma manera que el fotón es onda y partícula, los MacGuffin son amor y odio. Es decir, pueden tomar varios caminos a la vez que no se excluyen, sino que se superponen.


Por lo que se matarán de aburrimiento y alcanzarán la petit mort. Ambas posibilidades se cumplirán de forma simultánea. Y es que, en el sexo mecánico, ambos acaban satisfechos e insatisfechos a la vez, y ambos son igual de reales. Hete aquí la paradoja.


¿Qué ha ocurrido? Si ambas posibilidades se cumplen y son reales, ¿por qué sólo vemos una? La explicación es que el experimento aplica leyes cuánticas y los MacGuffin no tienen ni puñetera idea de qué es eso.


Una curiosa característica del sexo cuántico es que el mero hecho de observar contamina el experimento y define una realidad frente a las demás. Einstein expresaba así su desconcierto: "¿quiere esto decir que la luna no está ahí cuando nadie la mira?"


La cuestión es que los MacGuffin están ahí aunque nadie les mire...




56 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo