Buscar
  • losmacguffin

LOS MACGUFFIN TEORIZAN SOBRE EL HUMOR

Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente. Estoy loco por ella y algún día averiguaré cuál es su significado.


Groucho Marx


El hecho en sí de teorizar sobre el humor es ya un acto humorístico, pues pretender descubrir su estructura es como analizar la arquitectura del humo, o un crimen que pretende el descuartizamiento del concepto con la única finalidad de meterlo en bolsas de basura y conservarlo en un frigorífico, lo cual no dejaría de ser a su vez humor negro dado que el humor muere en su explicación. Hete aquí la paradoja.

Por lo que el humor, en general, descubre los límites de la lógica; el humor de los MacGuffin, en concreto, pone de manifiesto sus propias limitaciones...

Pero, no nos confundamos, el sentido del humor es el más común de los sentidos, más aún que el sentido común, aunque el humor depende de la perspectiva de cada individuo.


Gentes serias de diversos ámbitos del conocimiento se han manifestado sobre el asunto, así verbigracia, Winston Churchill dijo: “Una broma es una cosa muy seria”.


Sigmund Freud enunció lo siguiente: “El humor es la manifestación más elevada de los mecanismos de adaptación del individuo”.


Y Friedrich Nietzsche llegaría al culmen diciendo que: “La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”.


Quizá sea por esto que el humor es algo absolutamente clasista, pues desvela desde el alma más vulgar hasta la más elevada en función de dónde lo encuentre, si en un golpe o en una paradoja.


También podríamos decir que el humor es el más antiguo mecanismo de defensa del ser humano después de las manos, el pedrusco o el garrote, obviamente. Que evolucionaría este con la propia civilización, así los griegos inventarían la tragicomedia y la democracia, lo que viene a ser lo mismo. Y llegaría hasta su especialización, a saber: el payaso hace reír a los niños, el bufón a los poderosos, el cómico a los adultos y el político a todo el mundo con dos dedos de frente.


Pero, volviendo a los MacGuffin y sus torpes entendederas, podríamos decir que el humor ha de empezar siempre por uno mismo, dado que reírse de una persona es ofensivo pero reírse con una persona es encomiable.


Por esto lo de los MacGuffin es una relación de humor correspondido. Y es que en la vida todo es humor, incluso la muerte es una broma de mal gusto.


Por lo que podrán quitarnos todo, robarnos todo, privarnos de todo, pero siempre nos quedará el humor.



68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo