Buscar
  • losmacguffin

LOS SIETE PECADOS CAPITALES

En los vicios capitales o pecados cardinales, los MacGuffin se desenvuelven con diversa maestría en función de cada cual. Vaya por delante que todo esto viene atenuando por el pecado capital de la pereza, en el que ellos se manejan como verdaderos artistas, con el consiguiente menoscabo del resto. Enumerémoslos:


1.- La pereza: el señor MacGuffin nació cansado y la señora MacGuffin es la reina del procrastinar. Se dicen:


-Amor, si yo no soy Martin Luther King, ¿por qué tengo este sueño?

-Ay, mi vida, ya si eso dejamos tus tontunas para mañana.


2.- La gula: los MacGuffin, como buenos estómagos agradecidos, no hacen ascos a cualquier atracón que se precie. Festines y comilonas son frecuentes cuando el parné lo permite.


-Cariño, ¿hay algo más satisfactorio que comer en esta vida?

-Quizá, pero seguro que me dices que te duele la cabeza...


3.-La lujuria: como se ha dicho, la pereza del señor MacGuffin atenúa mucho este vicio, no obstante, su práctica esporádica resulta de lo más sórdida cuando sucede.


-Amore, dime cosas sucias al oído.

-Fregaza, letrinas, zurraspa...


4.- La avaricia: que los MacGuffin sean feos con avaricia no es óbice para que en otras cosas sean tremendamente generosos.


-Mi amor, cada día estás más guapa, más sexy y atractiva.

-Ay, gracias por la generosidad de tus mentiras.


5.- La soberbia: no tienen noticia de este pecado porque no leen los periódicos ni ven los telediarios.


-Panfletos y libemos redactados por periodistas a sueldo y mercenarios de la información. Nosotros, librepensadores independientes, estamos muy por encima de eso, ¿eh?

-Pero mucho, mucho.


6.- La envidia: los MacGuffin no son envidiosos para nada. Les da igual que haya millonarios, gentes exitosas y demás hijos de puta...


-Cariñet, ¿tú qué opinas de Ana Botín o de Marta Ortega?

-Que la meritocracia son los padres.

-¿Como los Reyes Magos?

-Y los borbones.


7.- La ira: peccata minuta para los MacGuffin que son mansos e inofensivos como un mono con dos pistolas...


-Corazón, si te digo una cosa no te enfadas...

-No me enfado.

-Lo juras?

-Lo juro.

-He vuelto a fumar...

-Muy bien.

-Y no te enfadas?

-Me da pereza, ya si eso mañana.


Así pues la pereza nos hace mejores personas y evita que caigamos en el resto de pecados, hete aquí la virtud de los MacGuffin.




46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo