Buscar
  • losmacguffin

SOBRE EL ARTE Y LA COTIDIANIDAD

En 1917, Marcel Duchamp llevó a una muestra de arte organizada por la Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York una obra denominada La fuente que no era otra cosa que un inodoro firmado con el nombre de R. Mutt. La obra fue rechazada, se perdió y solo queda de ella una fotografía.


Después de esto, el uso considerado como piezas de arte de objetos cotidianos sería llamado readymade.


Mucho tiempo después, en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid, un tal Wilfredo Prieto, exhibió un vaso de vidrio común y corriente con agua hasta la mitad. La obra fue valorada en nada menos que 20.000 euros.


Y es por esto que la señora MacGuffin ve el vaso medio lleno y el señor MacGuffin lo ve medio vacío. Se dicen:


-Petarda, tú ves el vaso medio lleno porque eres una optimista y una optimista en realidad es una pesimista mal informada.

-Querido, y tú ves el vaso medio vacío porque eres medio alcohólico...


Pero, volviendo a Marcel Duchamp, este expuso en cierta ocasión que «el arte puede ser bueno, malo o indiferente, pero, sea cual sea el adjetivo empleado, debemos llamarle arte, y un arte malo sigue siendo arte, igual que una mala emoción sigue siendo una emoción».


También dijo Duchamp que «no son los pintores los que hacen los cuadros, sino los espectadores». Así pues, el arte cotidiano y costumbrista de los MacGuffin no es otra cosa que la penitente o piadosa visión del espectador, por lo que mucho ojito al contemplar nuestra obra no nos la vayan a estropear como aquel en aquella película...



46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo