Buscar
  • losmacguffin

LA CENA DE EMPRESA DE LOS MACGUFFIN

Actualizado: 11 dic 2021

Se acercan las Navidades, esas fechas entrañables, lamentables y miserables en que las gentes hacen gala de su hipocresía y se regocijan en el cinismo más absoluto deseándose todo aquello que ignoran el resto del año.


Embriagados del espíritu navideño, las empresas organizan cenas para confraternizar, crear grupo y sentimiento de pertenencia a la secta de cada cual.


Directivos y machacas, jefecillos y esbirros comparten mesa y mantel por una vez olvidando casi siempre las viejas rencillas de los trabajos y los días.


Al abrigo de los calores de algún vino peleón y viandas tales como jamón serrano reseco, langostinos mal descongelados, un filet mignon hecho en exceso, postre de la casa y bicarbonato, todo son albricias, deseos de prosperidad y disimulo de buenas intenciones.


Luego vienen los bailes con el fulgor de los cubatas, el ridículo público y la vergüenza ajena. El encontronazo con el jefe y la blanca paloma en los aseos y la inevitable exaltación de la amistad más transitoria que se haya visto o dado.


Los MacGuffin no van a ser menos y también hacen la cena de su empresa imposible muy a pesar de ser solamente dos personas. Celebran su primer año de fotonovela. Hacen balance y se dicen:


-Cariño, llevamos un año con esto, hemos tenido menos repercusión que el Pero Grullo de Albert Camus y no hemos ganado ni un euro.

-Ya, pero y lo bien que lo pasamos...

-Cariño, ¿tú llamas pasarlo bien a nuestras trifulcas constantes sobre los guiones y la estética?

-Ya, pero tampoco tenemos nada mejor que hacer.

-Cariño, ¿has probado a buscar un trabajo serio, perder peso y dejar de fumar?

-Ya, pero esos son despropósitos de año nuevo, disfrutemos de la cena.

-Cariño, has sido incapaz de reservar en un restaurante decente y estamos cenando comida china.

-Ya, pero lo importante es la compañía.

-Cariño, precisamente a eso me refería...


Así es la cena de empresa de los MacGuffin, de una cotidianidad recalcitrante y exasperante. No obstante, brindan por sus fracasos pasados y venideros...


-¡Por un año lleno de éxitos!

-Tú o eres estúpido, o vas borracho, o ambas cosas.



101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo