Buscar
  • losmacguffin

NO A LA GUERRA

Los MacGuffin, como dijo el poeta, están en paz con los hombres y en guerra con sus entrañas.


Desde sus torpes entendederas, se explican el asunto de forma sencilla, porque se ve que hay mucho energúmeno de salón dispuesto a llevarnos a la Tercera Guerra Mundial.


Si en el patio de un colegio hay un niño matón (entiéndase Vladimir Putin) que agrede a otro niño (sépase Ucrania). ¿Qué debe hacer la profesora (el Derecho Internacional)?


Obviamente, la profesora no puede liarse a golpes con el niño sino castigarlo, esto son las sanciones económicas impuestas a Rusia.


Luego, leemos en la prensa sobre el buenismo, que Europa es una piltrafa, un occidente happy y tontunas por el estilo que provienen de cabestros cerriles y beligerantes.


Teóricos de la guerra, soldados de salón, justicieros con mando a distancia que están dispuestos a enviar a nuestros jóvenes a morir por su propio interés y libertad. También hay todólogos televisivos que apoyan estas tesis bélicas para después escribir sus artículos manchados de sangre.


La civilización, señores, consiste en la paz, así como el Estado de Derecho, los avances europeos en cuestión de derechos civiles, de justicia equitativa y retributiva y otros valores que hoy, parece ser, se tambalean al son de tambores de guerra.


La violencia ha de ser siempre la última de las opciones y más en el panorama geopolítico y tecnológico de hoy en día. Ya dijo Albert Einstein que la Tercera Guerra Mundial se libraría apretando botones y la Cuarta se haría con palos y piedras.



19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo